1. Esta es tu oportunidad para formar parte del staff de BaneadosForosPerú!!.

    Se necesitan chupes, colaboradores y moderadores para este foro, si crees estar calificado envíale un mensaje privado al administrador Aquí.
    Cerrar notificación

Jesucristo Dignificó a las Mujeres

Tema en 'Religión' comenzado por Skelethor, 10 Sep 2019.

  1. Skelethor

    Skelethor
    Miembro de Bronce

    Mensajes:
    1.306
    Likes:
    330
    Registro:
    2 Jul 2019
    JESUCRISTO DIGNIFICÓ A LAS MUJERES

    Para entender la actitud de Jesús ante la mujer es imprescindible conocer las
    costumbres de su época. Pues en caso contrario corremos el riesgo de no entender
    sus actitudes y aun de interpretarlas mal.
    En este punto, como en tantos otros, con Jesús llega a la cumbre ese largo proceso
    por el que, a partir de una realidad existente, Dios había ido revelando un ideal: la
    total dignificación de la mujer.

    La mujer en tiempo de Jesús

    En aquel tiempo la mujer no tenía participación alguna en la vida pública. Y esto se
    manifestaba en una serie de costumbres, que resultaban en extremo duras y
    humillantes.
    Por ejemplo, cuando la mujer de Jerusalén salía a la calle, tenía que llevar la cara
    tapada, cubierta con dos velos, de forma que no se pudiera distinguir su rostro.
    Esta costumbre se observaba con tal severidad que, si una mujer salía a la calle sin
    cubrirse la cara y la cabeza, el marido tenía el derecho, y hasta el deber, de echarla
    de su casa y divorciarse, sin pagarle nada.

    Se prohibía mirar a una mujer casada e incluso saludarla y más aun encontrarse
    con ella a solas en la calle. Una mujer que conversara con todo el mundo de la
    calle, o que se pusiera a coser en la puerta de su casa, podía ser repudiada por el
    marido y, además, sin recibir el pago acordado en el contrato matrimonial. Más
    aún, se prefería que la mujer, sobre todo si era joven, no saliese a la calle. Por eso,
    cuenta Filón, un autor de aquel tiempo, que la vida pública estaba hecha sólo para
    los hombres, mientras que las mujeres honradas tenían como límite la puerta de su
    casa. En el caso de las jóvenes el límite era el de sus aposentos o habitaciones,
    pues se quería que no salieran a donde estaba la gente.

    Las mujeres tenían prohibido andar solas por los campos. Resultaba sencillamente
    impensable que un hombre se pusiera a hablar a solas con una mujer en el campo.
    Pero más importante que todo lo anterior era el poder que, de hecho, ejercía el
    padre, y sólo el padre, sobre sus hijas. Si éstas eran menores de doce años, él
    tenía un poder absoluto sobre ellas, hasta el punto de que podía incluso venderlas
    como esclavas. Además, el padre tenía el derecho exclusivo de aceptar o rechazar
    una petición de matrimonio para una hija suya y, hasta la edad de doce años y
    medio, la chica no podía rechazar un matrimonio concertado por el padre. Cuando
    una mujer se casaba, pasaba del poder del padre al del marido.
    Estaba permitida la poligamia. Una mujer casada no se podía oponer a que bajo su
    mismo techo vivieran una o más concubinas de su marido. En cambio, si ella era
    sorprendida en adulterio, el marido tenía el derecho de matarla.

    Además, el derecho a pedir y exigir el divorcio estaba solamente de parte del
    marido, como ya hemos visto. Y por si todo esto fuera poco, cuando la mujer se
    quedaba viuda y sin haber tenido hijos, todavía después de muerto el marido
    seguía dependiendo de él, porque la ley mandaba que la viuda sin hijos se casara
    con un hermano del difunto esposo para poder dejar así un hijo al finado (Dt 25,5-
    10; Mc 12,18-27).
    También era costumbre en aquel tiempo que las mujeres no aprendieran a leer ni
    escribir: sólo se les enseñaba a cumplir con sus obligaciones domésticas, porque
    ése era el papel que se les asignaba en la sociedad y en la familia. Las escuelas
    eran exclusivamente para los chicos y no para las jóvenes. Ni siquiera se
    acostumbraba a enseñarles la Torá, o sea, la Ley del Señor. El rabino Eliezer solía
    decir: "Quien enseña la Torá a su hija le enseña el libertinaje, porque hará mal uso
    de lo que ha aprendido". Hasta ese punto llegaba el menosprecio que los hombres
    sentían por la mujer en aquel tiempo.

    El trato que le da Jesús a la mujer

    Con esta perspectiva histórica, el comportamiento de Jesús resalta de una manera
    maravillosa.
    En primer lugar, los evangelios dicen con claridad que en el grupo de discípulos que
    acompañaban a Jesús había mujeres: "Lo acompañaban los Doce y algunas
    mujeres que él había curado de malos espíritus y enfermedades: María Magdalena,
    de la que había echado siete demonios; Juana, mujer de Cusa, intendente de
    Herodes; Susana y otras muchas que le ayudaban con su bienes" (Lc 8,2-3).
    Lucas nos dice que este grupo de personas iba con Jesús "caminando de pueblo en
    pueblo y de aldea en aldea" (Lc 8,1). Hasta en nuestros días resultaría chocante y
    aun sospechoso el que un profeta ambulante llevase consigo a hombres y mujeres,
    por caminos y pueblos.

    Por la información que nos suministra Lucas, en el grupo ambulante de Jesús iba
    una tal Juana, que estaba casada con un político conocido. Y había otras que
    ayudaban con sus bienes, lo que indica que tenían autonomía económica, cosa que
    sólo podía darse en el caso de que aquellas mujeres fueran viudas. O sea, Jesús
    estaba acompañado por viudas y casadas, mujeres tan entusiasmadas con él que
    hasta habían abandonado sus casas. Además, el mismo Evangelio de Lucas nos
    dice que había algunas mujeres a las que Jesús "había curado de malos espíritus".
    Eso significa que eran mujeres que habían estado dominadas por las fuerzas del
    mal, o sea, gente sospechosa.
    Entre aquellas mujeres había una tal María Magdalena, "de la que había echado
    siete demonios". El número siete es simbólico y quiere decir que aquella mujer
    había estado dominada por todo lo malo que se puede imaginar: ¡era una mujer de
    mala fama! Y resulta que esa mujer, que había sido una "mala mujer" famosa,
    estaba en el grupo y acompañaba a Jesús de pueblo en pueblo. Además, esta
    mujer no parece que estuviera con Jesús solamente por algunos días. Hasta el
    último momento, precisamente cuando Jesús estaba agonizando en la cruz, allí
    estaba la Magdalena, con otra María, la madre de Santiago y José, y también con la
    madre de los Zebedeos. Estas y otras muchas habían ido detrás de Jesús desde sus
    correrías apostólicas por la provincia de Galilea (Mt 27,55-56; Mc 15,40-41).
    Mujeres que estuvieron muy presentes en la vida de Jesús. Y que le fueron fieles
    hasta la muerte.

    Todo esto no quiere decir que Jesús tuviera fama de libertino o mujeriego. En los
    Evangelios no hay ni el más mínimo rastro de semejante cosa. A Jesús lo acusaron
    de muchas cosas: de blasfemo, de agitador político, de endemoniado, de ser un
    hereje samaritano, de estar perturbado y loco. Sin embargo, en ningún momento le
    echaron en cara que tuviera líos con mujeres.
    Hubo momentos que se prestaban a toda clase de sospechas. Un día estaba Jesús
    invitado a comer en casa de un fariseo. Y "en esto una mujer, conocida como
    pecadora en la ciudad, al enterarse de que comía en casa del fariseo, llegó con un
    frasco de perfume; se colocó detrás de él junto a sus pies, llorando, y empezó a
    regarle los pies con sus lágrimas; se los secaba con el pelo, los cubría de besos y se
    los ungía con perfume" (Lc 7,37-38).

    Evidentemente, una escena así, se prestaba a toda clase de sospechas: en medio de un banquete, que se celebraba en casa de una persona respetable, entra de pronto una prostituta, y se pone a perfumar, acariciar y besar a uno de los que están allí a la mesa. La cosa tenía que resultar
    muy rara. Y por eso, se comprende lo que el fariseo se puso a pensar para sus adentros: "Si éste fuera un profeta, se daría cuenta quién es y qué clase de mujer la que lo está tocando: una pecadora" (Lc 7,39).

    Aquí es interesante caer encuenta de que a Jesús no se le acusa de mujeriego, sino de que no es un hombre
    dotado de saber profético. Pero Jesús, una vez más, se muestra con una
    sorprendente libertad en su relación con las mujeres: Se puso a defender a la
    pecadora y a reprochar, en su propia casa, al señor respetable que lo había invitado
    a comer (Lc 7,44-47).

    Jesús dignifica a la mujer

    Jesús escandaliza a los fariseos al valorar a las prostitutas más que a ellos, porque,
    a pesar de la vida que llevaban, ellas creyeron en el Bautista, mientras que ellos,
    tan "justos", no cambiaron su vida (Mt 21,31-32). Donde todos ven una pecadora,
    él percibe a una mujer que sabe amar; y donde todos ven a un fariseo santo, él ve
    dureza de corazón (Lc 7,36-50).

    Jesús mira al interior de la persona; de manera que ya no hay diferencia entre
    hombre y mujer. Cualquier norma que se use para juzgar a una mujer, vale lo
    mismo para los hombres. Esto es lo que Jesús enseña en el incidente de la mujer
    sorprendida en adulterio (Jn 8,3). Si se quiere condenar a aquella mujer, se ha de
    condenar lo mismo al hombre que estaba con ella.
    En casi todas las culturas se han considerado a los órganos sexuales y sus
    secreciones como algo impuro. Así ocurría también en Israel (Lev 15,1-30). Ello
    implicaba una humillación constante para la mujer. En el milagro de la mujer que
    sufría flujo de sangre más de doce años, y que ocultamente le toca el manto, Jesús
    enseña a superar los prejuicios y la obliga a declarar abiertamente el motivo por el
    que le había tocado, aunque esto implicase, según los preceptos legales, la
    impureza de Jesús y de toda aquella gente que lo seguía, apretujándole (Mc 5,24-
    33).

    Jesús, en función de su proyecto liberador, quebranta los tabúes de la época
    relativos a la mujer. Mantiene una profunda amistad con Marta y María (Lc 10,38).
    Conversa públicamente y a solas con la samaritana, conocida por su mala vida, de
    forma que sorprende incluso a los discípulos (Jn 4,27). Defiende a la adúltera
    contra la legislación explícita vigente, discriminatoria para la mujer (Jn 7,53-8,10).
    Se deja tocar y ungir los pies por una conocida prostituta (Lc 7,36-50).
    Son varias las mujeres a las que Jesús atendió, como la suegra de Pedro (Lc 4,38-
    39), la madre del joven de Naín (Lc 7,11-17), la mujer encorvada (Lc 13,10-17), la
    pagana sirofenicia (Mc 7,24-30) y la mujer que llevaba doce años enferma (Mt
    19,20-22).

    En sus parábolas aparecen muchas mujeres, especialmente las pobres, como
    la que perdió la moneda (Lc 15,8-10) o la viuda que se enfrentó con el juez (Lc
    18,1-8).
    Jamás se le atribuye a Jesús algo que pudiera resultar lesivo o marginador de
    la mujer. Nunca pinta él a la mujer como algo malo, ni en ninguna parábola se la
    ve con luz negativa; ni les advierte nunca a sus discípulos de la tentación que
    podría suponerles una mujer. Ignora en absoluto las afirmaciones despectivas para
    la mujer que se encuentran en el Antiguo Testamento.

    Todo esto nos viene a indicar que Jesús salta por encima de los convencionalismos
    sociales de su tiempo. En ningún caso acepta los planteamientos discriminatorios
    de la mujer. Para Jesús, la mujer tiene la misma dignidad y categoría que el
    hombre. Por eso, él rechaza toda ley y costumbre discriminatorias de la mujer,
    forma una comunidad mixta en la que hombres y mujeres viven y viajan juntos,
    mantiene amistad con mujeres, defiende a la mujer cuando es injustamente
    censurada...
    Jesús se puso decididamente de parte de los marginados. Y ya hemos visto hasta
    qué punto la mujer se veía marginada y maltratada en la organización y en la
    convivencia social de entonces. También en este punto el mensaje de Jesús es
    proclamación de la igualdad, la dignidad, la fraternidad y la solidaridad entre toda
    clase de personas. Su mensaje, también para las mujeres, era una verdadera
    Buena Noticia.

    Estas actitudes de Jesús significaron una ruptura con la situación imperante y una
    inmensa novedad dentro del marco de aquella época. La mujer es presentada como
    persona, hija de Dios, destinataria de la Buena Nueva e invitada a ser, lo mismo
    que el varón, miembro de la nueva comunidad del Reino de Dios.
    Por todo eso no es de extrañar que fuesen mujeres las más fieles seguidoras de
    Jesús (Lc 8,2-3), que habían de acompañarlo hasta cuando sus discípulos lo
    abandonaron. En el camino de la cruz "lo seguían muchísima gente, especialmente
    mujeres que se golpeaban el pecho y se lamentaban por él" (Lc 23,27). Al pie de la
    cruz "estaba su madre y la hermana de su madre, y también María, esposa de
    Cleofás y María de Magdalena" (Jn 19,25). Algunas de ellas fueron las primeras en
    participar del triunfo de la resurrección (Mc 16,1).

    Jesús introdujo un principio liberador, atestiguado con su comportamiento personal,
    pero las consecuencias históricas no fueron inmediatas. Solamente en la actualidad
    se ha creado una cierta posibilidad de realizar algo del ideal expresado por Jesús.
    Pero su principio dignificador de la mujer sigue siendo aún semilla, llena de vida
    potencial, animadora de una profunda crítica constructiva y polo de referencia para
    el ideal a realizar.
     
    A emancipacion le gusta esto.
    Loading...
  2. Voleyforever

    Voleyforever
    Miembro Maestro

    Mensajes:
    571
    Likes:
    189
    Registro:
    11 Jun 2017
    Magdalena tampoco era una prosti como las viejas de las baneados......

    Maria Magdalena fue pintada como prosti por la Iglesia para quitarle protagonismo a la mujer........
     
  3. Skelethor

    Skelethor
    Miembro de Bronce

    Mensajes:
    1.306
    Likes:
    330
    Registro:
    2 Jul 2019
    La Iglesia Católica ha tergiversado la figura de Jesucristo y torcido las Sagradas Escrituras...
     

Comparte esta página